19
Sun, Aug

"Fue un intento de magnicidio" afirma el Gobierno venezolano.

Internacionales
Typography

La Fiscalía venezolana prometió ayer actuar para "extirpar" conspiraciones contra Nicolás Maduro, tras el atentado que el presidente dijo haber sufrido con drones cargados de explosivos.

La Fiscalía venezolana prometió ayer actuar para "extirpar" conspiraciones contra Nicolás Maduro, tras el atentado que el presidente dijo haber sufrido con drones cargados de explosivos.

El fiscal general, Tarek William Saab, calificó de "intento de magnicidio" el estallido de un dron cargado con explosivo C4 frente a la tarima en la que Maduro encabezaba una parada militar el sábado en Caracas.

La Fiscalía "va a perseguir dentro del marco de la ley a quienes conspiren", dijo Saab, de línea oficialista y quien acompañaba al gobernante socialista en la tribuna. Denunció además que la oposición ha recurrido habitualmente a "la violencia" durante la era chavista.

"Que este hecho sirva para extirpar de una vez por todas cualquier intento violento de atentar contra la paz", advirtió.

Maduro tenía previsto recibir una marcha de partidarios en el palacio presidencial de Miraflores, pero su aparición fue cancelada. Suele ocurrir que el gobierno convoque a actos con el mandatario en los que éste no aparece.

"Vinimos a apoyar al presidente Nicolás Maduro luego del acto terrorista que sufrió", dijo Francisca Harvey, de 53 años, mientras avanzaba hacia una tarima con una enorme pantalla en la que se leía: "Maduro pa'rato".

Desde el mismo escenario, el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, alertó que un magnicidio desataría una ola violenta: "No piensen, señores de la burguesía, de los partidos de oposición, que gobernarían un instante. Se encendería Venezuela".

“Actores externos” 

Maduro confronta un fuerte rechazo popular por la debacle económica, con escasez de alimentos y medicinas y una inflación que llegará a 1.000.000% en 2018, según el FMI.

Con la denuncia de magnicidio pretende “reforzar su narrativa de que la crisis se debe a actores externos”, aseguró el director de Diálogo Interamericano, Michael Shifter.

El domingo, el alto mando militar le reiteró su “irrestricta lealtad”.

Con gran poder, la Fuerza Armada es considerada el principal sostén del gobernante socialista, cuya reelección el pasado 20 de mayo desconocen la oposición y gran parte de la comunidad internacional.

Las amenazas del presidente de perseguir a los responsables con mano de hierro fueron consideradas por el opositor Frente Amplio como un “intento de profundizar la represión” en Venezuela, donde denuncia 250 “presos políticos”.

El ministro de Interior, Néstor Reverol, sostuvo que cada dron contenía un kilo de explosivo C4. Uno fue desarticulado con inhibidores de señal cerca de la tarima; el otro perdió el control e impactó contra el edificio de viviendas.

La televisión gubernamental difundió imágenes en las que se ve a Maduro desorientado tras una primera explosión. Otro plano muestra a decenas de militares corriendo asustados. Pero quedan varias dudas. Aunque Reverol explicó que ambos drones estaban controlados por “terroristas”, el fiscal sostuvo el sábado que uno de esos aparatos realizaba la grabación oficial del acto. “Pude observar cómo el dron que filmaba los hechos explotó”, dijo.